La perimenopausia.

¿Qué es la perimenopausia?

Peri-menopausia significa literalmente “alrededor” de la menopausia. Los síntomas de la perimenopausia pueden comenzar desde unos meses antes de que una mujer llegue a la menopausia hasta 8 o 10 años antes de la menopausia.

Las mujeres comienzan a experimentar signos y síntomas leves a moderados de desequilibrios hormonales años antes de llegar a la menopausia. Uno de los primeros síntomas de la perimenopausia que las mujeres comienzan a notar son los cambios en el ritmo menstrual, se acortan o se espacian los períodos entre menstruaciones.

Además, puede alterarse su patrón de sueño y estado de ánimo que pueden ser transitorios o más persistentes. Es importante considerar que esta etapa de la vida suele coincidir con el aumento de las responsabilidades profesionales, familiares y sociales, y a menudo se pasa por alto el vínculo entre la aparición de estos síntomas y la existencia de un desequilibrio hormonal.

Síntomas de la perimenopausia

Los síntomas de la perimenopausia pueden comenzar tempranamente, cuando comienzas a tener ciclos menstruales anovulatorios. Esto significa que no ovulamos cada vez que tenemos el período. Esto produce irregularidad en los ciclos menstruales y resulta en niveles reducidos de progesterona. Dado que esta es la hormona que ayuda a regular las emociones y también ayuda a mantener el sueño, pueden desencadenarse alteraciones del sueño o anímicas.

 

El sueño es vital para nuestra salud y bienestar. Si no hemos tenido una buena noche de sueño, a menudo nos sentimos irritables y fácilmente abrumados durante el día. Los desequilibrios hormonales pueden tener un efecto negativo en el manejo del estrés y la producción de otras hormonas como la hormona tiroidea.

 

Los síntomas de la perimenopausia pueden incluir trastornos del sueño, cambios de humor como aumento de la ansiedad, bajo estado de ánimo o depresión, irritabilidad, dolor en las articulaciones y los músculos, retención de líquidos y sensibilidad en los senos.

Tratamiento de la perimenopausia

Las fluctuaciones en la progesterona y el estrógeno alcanzan su punto máximo durante la perimenopausia. Esto puede hacerle más propenso a volverse resistente a la insulina. Esto a su vez puede afectar la glucosa en la sangre (azúcar en la sangre). Estos cambios pueden crear una predisposición al aumento de peso, particularmente en el área de la cintura, fatiga y dificultad para concentrarse. Por otro lado, el hígado tiene un papel crucial en el apoyo al metabolismo del estrógeno y, por lo tanto, a niveles saludables de estrógeno en el cuerpo. Esto es de particular importancia en la perimenopausia, ya que los niveles de progesterona comienzan a disminuir más rápido que el estrógeno, lo que la hace más propensa de forma natural a un desequilibrio de estrógeno/progesterona.

 

Por todo lo anterior es recomendable verificar los niveles hormonales en esta etapa. Aunque puede haber una variación significativa en las cantidades de hormonas que produce una mujer de un mes a otro, nos daremos una idea de su producción hormonal. Si está clínicamente indicado, el equilibrio hormonal se puede lograr con un tratamiento de reemplazo hormonal. Para obtener más información, lea nuestra página de Terapia de reemplazo hormonal (TRH).

Recomendaciones de nutrición y estilo de vida para la perimenopausia

Nutrición

Los mejores alimentos para mantener niveles saludables de azúcar en la sangre durante la perimenopausia incluyen:

 

  • Carbohidratos complejos: arroz integral/salvaje, lentejas, amaranto, quinua, avena y pan de masa fermentada integral
  • Fuentes de proteínas: huevos orgánicos, pescado, carne y aves magras orgánicas, frijoles/legumbres, nueces/semillas, así como fibra, con cada comida
  • Evitar los carbohidratos refinados: azúcar como la pasta blanca, el arroz blanco, el pan blanco, los pasteles, los cereales azucarados y las galletas.
  • Los mejores alimentos para apoyar la función hepática incluyen:
  • Brócoli, coliflor, coles de Bruselas, col rizada, nueces, alcachofas y ajo
  • Alimentos ricos en fibra como avena, semillas de lino molidas, semillas de chía, vegetales de hoja verde, granos y almendras
  • Cúrcuma y té verde
  • Mucha agua para apoyar la desintoxicación.

Estilo de vida

Si hubiera un solo consejo para las mujeres perimenopáusicas, sería empezar a escuchar su cuerpo y dedicar tiempo al autocuidado. Cada respiración profunda, clases de yoga y minutos de meditación son importantes.

 

Todo lo anterior, te ayudará a controlar la ansiedad y reducir las noches de insomnio, dos síntomas tempranos típicos de la perimenopausia causados por la rápida disminución de la progesterona, la “hormona relajante”. Uno de los aspectos clave del cuidado personal es que es crucial para mantener niveles saludables de cortisol, también conocida como la “hormona del estrés”.

 

¡Respirar! – ejercicios de respiración cortos como “Espacio de respiración”, antes o durante situaciones potencialmente estresantes

 

Meditación: comience el día con una breve meditación para establecer el tono del día (10 minutos es lo ideal, pero incluso un minuto cuenta si eso es todo lo que puede hacer)

 

Practique yoga: el yoga involucra el cuerpo, la respiración y la mente, brindando una sensación de calma y conexión con el cuerpo.