Síndrome Premenstrual.

¿Qué es el síndrome premenstrual (SPM)?

El síndrome premenstrual (SPM) es un trastorno recurrente,  que se caracteriza por  síntomas que las mujeres pueden experimentar días o semanas antes de su menstruación, post ovulación.

La mayoría de las mujeres experimentan algunos síntomas antes de su período, pero pueden variar considerablemente en severidad. Se desconoce la causa exacta del síndrome premenstrual, pero puede deberse a cambios en los niveles hormonales durante el ciclo menstrual.

Un pequeño número de mujeres puede experimentar síntomas muy graves del síndrome premenstrual conocido como trastorno disfórico premenstrual (TDPM).

Alrededor del 20 al 50% de mujeres en edad reproductiva tienen síndrome premenstrual ; aproximadamente el 5% tiene una forma severa del síndrome que se denomina trastorno disfórico premenstrual.

Síntomas del síndrome premenstrual

Los subtipos de PMS se basan en los síntomas de presentación más prominentes y graves. Estos pueden variar de psicológicos a físicos:

  • Ansiedad: el síntoma más común, a menudo  asociado a irritabilidad y cambios de humor. Por lo general, es el resultado de la dominancia de los estrógenos (proporción alta de estrógeno: progesterona). Puede resultar en ciclos ligeramente más cortos.
  • Antojos: implica antojos de alimentos, en particular carbohidratos simples y azúcares refinados. Crea desequilibrios de azúcar en la sangre, lo que resulta en cansancio y dificultad para concentrarse.
  • Retención de líquidos, edema: relacionado con altos niveles de retención de agua, hinchazón y sensibilidad en los senos. También relacionado con un exceso de estrógenos.
  • Depresión: el síntoma menos común pero más grave, asociado con bajo estado de ánimo, llanto, insomnio y retraimiento social. Generalmente causado por niveles muy bajos de estrógeno y progesterona alta. Puede resultar en ciclos menstruales ligeramente más largos.

Tratamientos para el síndrome premenstrual

Controlar los síntomas con terapia y apoyo, así como tomar medicamentos para el dolor, puede ayudar. El equilibrio hormonal en mujeres que tienen síntomas claros de esto también puede ser beneficioso. El estilo de vida y las modificaciones nutricionales juegan un papel importante en muchos casos y permiten que la mujer esté a cargo de esto.

Recomendaciones Nutricionales

 En caso de retención hídrica y edema, asegúrate de beber mucha agua (al menos 1,5 L diarios, cafés y tés no cuentan), disminuye tu consumo de sal e incorpora alimentos ricos en potasio (un mineral que ayuda a regular los líquidos en el cuerpo) como verduras de hojas verdes, batatas, aguacates, albaricoques secos, frijoles y lentejas.

En caso de depresión, incorpore alimentos que tengan un efecto positivo en la salud del cerebro y el estado de ánimo. Además, considere alimentos ricos en fitoestrógenos como la soja, la sopa de miso, las semillas de lino y el ñame.

Recomendaciones de estilo de vida

Aromaterapia, que puede ayudar a equilibrar las hormonas y abordar los cambios de humor: pruebe los aceites esenciales de salvia, lavanda o rosa (3-5 gotas en un difusor o baño)

 

Baños de sal de Epsom (son ricos en magnesio) para equilibrar las hormonas y reducir el dolor/calambres que también pueden estar asociados con el síndrome premenstrual

 

Sintonízate con tu cuerpo y crea más conciencia del ciclo menstrual: te ayudará a comprender y amar mejor tu cuerpo y, en consecuencia, a reconocer sus necesidades. También puede considerar un entrenador de salud de la mujer.